30 sept. 2016

Sacramentvm Matrimonivm (II)

Continuando con el post anterior...




El Matrimonio civil es un convenio, un contrato.  

El Matrimonio eclesiástico es también un convenio.  Pero es muchísimo más que eso:  es un Sacramento.

Un Sacramento es un signo visible y eficaz de la Gracia de Dios -que es invisible. 

Pero un Sacramento no es solamente un signo visible, sino que también es un signo eficaz, porque nos comunica esa Gracia Divina.  Eso tan grande es el Matrimonio cristiano.

Que el Matrimonio sea un Sacramento significa, entonces, que es un canal de gracias que vienen de Dios hacia la pareja que se une sacramentalmente.



El Sacramento del Matrimonio es el único Sacramento en el que el Sacerdote es sólo un testigo.  

¿Y el Ministro quién es?

Los ministros del Matrimonio son ambos esposos:  son ellos los que se confieren uno al otro este Sacramento.   

El Sacerdote (o el Diácono) sirve de testigo de parte de la Iglesia e invoca la bendición de Dios sobre la pareja.

La Gracia Sacramental en el Sacramento del Matrimonio es un flujo constante de gracia entre la pareja a lo largo de toda la vida matrimonial, por lo que los cónyuges son ministros constantes del Sacramento.

O sea, cada acto de amor, de atención, de cariño –¡hasta cada acto de unión sexual!- es una fuente de gracias para la pareja unida en Sacramento.


Una vez los dos cónyugues han recibido el sacramento del matrimonio, ante Dios, son una sola carne. 

Esto también sirve para la intercesión efectiva ante Dios y es una gran obra de caridad.

Sé del caso de un matrimonio donde se vió que el efecto de la oración hacia su pareja afectada por el mal, por efecto de un malefício.* 



Uno de los dos cónyugues al orar por el otro, liberaba al otro dándose en el los signos de liberación que debieron darse en la otra persona, me explico, vomitaba objetos usados para el mal dirigidos hacia su cónyugue.

Normalmente cuando se reza por alguien es la misma persona afectada la que expulsa objetos que han sido usados en los rituales demoníacos, pero que una persona rece por otra y ella misma expulse objetos usados hacia su cónyugue, esto no sabía que pudiese suceder.

Aquí se ve claro que ante Dios, son una sola carne.

Pero la misericordia de Dios, hizo que estos hechos sucediesen, y por uno de ellos se liberase el otro, obteniendo la confirmación por los objetos que se vieron a la luz. Esto es signo de liberación, de corte de ataduras, de sanación definitiva y eficaz.

Es en definitiva la confirmación que por la oración de intercesión potente y eficaz, bendición de Dios, de uno a otro miembro del mismo matrimonio se dé este regalo de liberación y, repito de la confirmación de la palabra de Dios, promesa que nunca falla.

(*) Sólo cuando Dios lo permíte puede darse un caso de afectación demoníaca por malefício.

El amor, como la luz, siempre vence a las tinieblas y al odio. 

 
Quiero añadir, para que nadie se preocúpe; que contra los maleficios, brujeria o hechiceria usados para causar el mal a una persona, no tienen efecto o es de una levedad ridícula si la persona va misa, reza, lleva una vida digna ante Dios, respetando los 10 mandamientos y usa frecuentemente los sacramentos, sobre todo la eucaristía y la confesión (cuando sea necesario) siendo así ya tiene la coraza de Dios ante cualquier mal que le quisiesen hacer. Si además reza el santo rosario cada dia, perfectísimo!!!



No hay comentarios: